Ataques al rey en el enroque

 

 

El ataque contra el enroque es un elemento táctico que todo ajedrecista debe dominar. El procedimento consiste en crear puntos de coincidencia de las piezas del bando atacante sobre las casillas inmediatas al rey adversario. Esto obligará al bando agredido a avanzar alguno de sus peones, y entonces se habrá creado una debilidad estructural en la fila de peones.

 

Los ataques contra el enroque no siempre terminan con jaque mate, algunas veces basta con la obtención de un peón rival, otras con alguna pieza extra y en la mayoría sólo se logra crear una debilidad permanente en la posición contraria. Esto último suele ser suficiente para forzar una llegada rápida al final de la partida, con ventaja decisiva.

 

Vamos a ver importantes principios estratégicos que son indispensables para llevar a cabo estos ataques.

  

  • Lo principal es tener ventaja de espacio en el centro del tablero.
  • Poseer un peón en e5 (imaginando el enroque corto negro) es una de las posiciones típicas de ataque, ya que se anula un defensor (el caballo de “f6”) y abre la diagonal del alfil blanco b1-h7.
  • Si esto que se ha comentado más arriba no puede realizarse, entonces podría reemplazarse con la posesión de columnas abiertas/semi-abiertas contra el enroque enemigo.
  • Eliminar o desviar el mejor defensor del enroque: El caballo de f6 (f3).
  • Obligar a que los peones del enroque contrario avancen y debiliten la zona del enroque contrario.

 A continuación una partida comentada que enseña un ataque al enroque.


juegan las blancas y ganan.

 Steczkowski - Grulka

Lublin, 1969.

 Karasev - Ioffe

Leningrado, 1969.

Petrosian - Pachman

Bled, 1961. 

     

 Quinteros - Henley

Lone Pine, 1976.

 Winter - Winiwater

Viena, 1967.

 Spassky - Schmidt

Varna, 1962.

     

 Kircek - Tomic

Dortmund, 1978.

 Tahl - Tolush

Riga, 1958.

 Szabo - Orban

Szczawno Zdroj, 1957.

     

 Witkowski - Gromek

Polonia, 1967.

 Udovcic - Bertok

Zagreb, 1954.

 Keller - Schtechlik

Viena, 1952.