Akiba Rubinstein

 


Akiba Rubinstein (12 de diciembre de 1882 - 15 de marzo de 1961) fue un gran jugador de ajedrez de principios del siglo XX. A pesar de que no llegó a ser campeón del mundo, sus partidas se estudian aún hoy, y tienen una gran influencia en el ajedrez actual.


Nacido en Polonia de origen judío, vivió de joven en Lodz donde también residían fuertes ajedrecistas como Georg Salwe.Pronto decidió dedicarse por completo al ajedrez; se cree que fue en 1903 después de alcanzar el quinto puesto en un torneo en Kiev. Empezó a hacerse conocido en 1906 al quedar en tercer lugar, detrás de Schlechter y Maróczy en Ostende, torneo que ganaría al año siguiente junto con el de Carlsbad y Lodz. En este último torneo su combinación en la partida contra Rotlewi sigue siendo una de las más famosas de la historia del ajedrez.

El juego de Rubinstein floreció especialmente entre 1909 y 1912. Comenzando con un un primer puesto compartido con Lasker, al que derrotó en una partida hoy clásica, en el torneo de San Petersburgo de 1909; siguió con un segundo puesto en el torneo de San Sebastián de 1911, famoso por ser la primera gran victoria de un debutante José Raúl Capablanca al que, sin embargo, Rubinstein derrotó en su encuentro individual.


En 1912 alcanzó una racha récord de victorias, alcanzando la victoria en cinco grandes torneos consecutivos: San Sebastián, Piešťany, Breslau (campeonato germano), Varsovia y Vilna.

En la época de Rubinstein no existía un ciclo por el título de campeón del mundo ni nada parecido, sino que un jugador tenía que reunir cierta cantidad de dinero y patrocinadores para conseguir disputar un match por la corona. Rubinstein nunca tuvo la posibilidad de enfrentarse al entonces campeón Emanuel Lasker ya que nunca pudo reunir este dinero. Además sus posibilidades disminuyeron tras un pobre resultado en San Petersburgo en 1914, y finalmente por el estallido de la I Guerra Mundial y la aparición del nuevo talento José Raúl Capablanca.

Tras la guerra, Rubinstein continuó siendo un gran jugador, aunque sus resultados no volvieron a ser los mismos que en el periodo 1907-1912. Aun así, siguió cosechando excelentes resultados: en 1920 derrotó en un match celebrado en Suecia a Bogoljubov por 6,5-5,5 (+5 −4 =3), y venció un importante torneo en Viena en 1922 por delante del futuro campeón mundial Alexander Alekhine. Más tarde fue el líder de la selección polaca que venció en las Olimpíadas de ajedrez de Hamburgo en 1930. En esta competición consiguió la gran marca de 13 victorias y 4 tablas. Un año más tarde, ganó la medalla de plata olímpica.

Tras 1932 se retiró del juego activo, principalmente por problemas de esquizofrenia. Aunque vivió casi 30 años más, no dejó tras de sí ningún legado en forma de libro, como hicieron otros grandes jugadores de ajedrez.

Como ya se ha dicho, su influencia en el ajedrez actual ha sido grande. Existen muchos esquemas, planes y aperturas que provienen directamente de sus partidas.

 

A continuación una famosísima partida del gran Akiba Rubinstein.


Juegan las blancas y ganan
Rubinstein -Watts    Rubinstein - Janovsky